Preguntas frecuentes


Comunicación Pública

AGEDI y AIE ¿Son lo mismo que SGAE?

No. Todas ellas son entidades de gestión legalmente reconocidas por el Ministerio de Cultura. Se trata de entidades distintas que gestionan distintos derechos de propiedad intelectual correspondientes a diferentes titulares. Así, SGAE gestiona derechos de autores, AIE, derechos de artistas intérpretes o ejecutantes y AGEDI los de productores fonográficos. Los derechos que gestionan todas ellas son independientes, compatibles y acumulables entre sí.

Pero yo utilizo Internet (ADSL, CABLE, etc) como amenización musical, ¿es GRATIS o pago una cuota de suscripción?

La comunicación pública de fonogramas a través de Internet no implica que los titulares de los derechos hayan declinado su derecho a autorizar la explotación de su obra o prestación ni renunciado a obtener los correspondientes derechos.

El acceso a la música por Internet no conlleva el derecho a utilizarla públicamente. Cuando Vd. se suscribe o accede a uno de estos servicios de difusión de la música por Internet, dispone de un derecho a usarlos de forma privada. En el momento en que lleva a cabo la comunicación pública de fonogramas, surge la obligación de abonar los correspondientes derechos a los titulares.

Si yo he comprado un CD, casette, disco de vinilo, etc. en un establecimiento comercial o lo he descargado de una página legal en Internet ¿Por qué no puedo utilizarlo públicamente?

Porque la compra de un CD, casette, disco de vinilo, etc. no conlleva el derecho a utilizarlo públicamente. Cuando compro un fonograma adquiero únicamente el derecho a usarlo de forma privada. Para utilizarlo públicamente es preceptivo REGULAR, A TRAVÉS DE AGEDI-AIE TAL UTILIZACIÓN y abonar los derechos anteriormente mencionados.

¿AGEDI/AIE no recaudan sus derechos en función del origen o nacionalidad del fonograma?

Cualquier duda relacionada con el repertorio representado por AGEDI y AIE puede aclararla con la información a disposición del público disponible en las páginas web de las entidades:

https://www.aie.es/usuarios/repertorio/

https://www.agedi.es/index.php/usuarios/repertorio-representado/comunicacion-publica-de-fonogramas/


Definiciones

¿Qué normativa regula en España la PROPIEDAD INTELECTUAL?

En la actualidad la norma básica reguladora de la Propiedad Intelectual en España es el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado mediante el Real Decreto-Legislativo 1/1996, de 12 de Abril de 1996 (TRLPI). Dicho Texto ha sido reformado por la Ley 2/2019, de 1 de marzo, por la que se modifica el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, y por el que se incorporan al ordenamiento jurídico español la Directiva 2014/26/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de febrero de 2014, y la Directiva (UE) 2017/1564 del Parlamento Europeo y del Consejo , de 13 de septiembre de 2017.

¿Qué son las ENTIDADES DE GESTION DE DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL?

Son asociaciones, es decir, entidades sin ánimo de lucro, que, tras haber cumplido todos los requisitos legales exigidos (por la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación, y el propio TRLPI), han recibido del Ministerio de Cultura la correspondiente autorización administrativa para la gestión de derechos de propiedad intelectual de diferentes titulares (artistas, productores, autores, etc.).

¿Qué es AGEDI?

La Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales (AGEDI) es la Entidad de Gestión, autorizada por el Ministerio de Cultura el 15 de Febrero de 1989 (BOE 11-3-1989), que asocia a los productores fonográficos y gestiona de manera colectiva a favor de los mismos, entre otros derechos de propiedad intelectual, los de comunicación pública de fonogramas y reproducción para dicha comunicación pública.

¿Qué es AIE?

Es la Entidad de Gestión de los derechos de Propiedad Intelectual de los artistas, intérpretes o ejecutantes, autorizada por el Ministerio de Cultura el 29 de Junio de 1989 (BOE 19-7-1989) y gestiona a favor de los mismos, entre otros derechos de propiedad intelectual, el de comunicación pública de fonogramas.

¿Qué es un FONOGRAMA?

Lo define el artículo 114 del TRLPI: “Se entiende por fonograma toda fijación exclusivamente sonora de la ejecución de una obra u otros sonidos”.

¿Qué se entiende por COMUNICACIÓN PÚBLICA de fonogramas?

La define el vigente artículo 20 como: “Todo acto por el cual una pluralidad de personas pueda tener acceso a la obra (fonograma, o actuación fijada en el fonograma), sin previa distribución de ejemplares a cada una de ellas”. Serían ejemplos de comunicación pública el hecho de que un fonograma suene por la radio, en una discoteca, en un bar, en un centro comercial o en una consulta médica, como música de ambiente, en el autobús, tren o avión, en unas oficinas de centro de trabajo, al llamar a una empresa, etc.

¿A quiénes se considera ARTISTAS INTÉRPRETES O EJECUTANTES?

Según el artículo 105 del TRLPI: “Se entiende por artistas, interpretes o ejecutante, a la persona que represente, cante, lea, recite, interprete o ejecute en cualquier forma una obra”.

¿Y PRODUCTOR DE FONOGRAMAS?

Según el artículo 114 del TRLP se define al productor del fonograma como la persona natural o jurídica bajo cuya iniciativa y responsabilidades se realiza por primera vez la fijación exclusivamente sonora de la ejecución de una obra o de otros sonidos.

¿Qué es el derecho de REPRODUCCIÓN?

Aparece definido en el artículo 18 del TRLPI: “Se entiende por reproducción la fijación directa o indirecta, provisional o permanente, por cualquier medio y en cualquier forma, de toda la obra o parte de ella, que permita su comunicación o la obtención de copias”. Dentro de la reproducción, se pueden establecer diferentes categorías:

  • Reproducción Genérica
  • Reproducción para la comunicación pública: es la realizada por el usuario con vistas a realizar sus propios actos de comunicación pública.
  • Reproducción Efímera: es la prevista en el artículo 36.3: “la cesión del derecho de comunicación pública de una obra, (Fonograma, en este caso), (1) cuando ésta se realiza a través de la radiodifusión, facultará a la entidad radiodifusora para registrar la misma (2) por sus propios medios y (3) para sus propias emisiones inalámbricas al objeto de realizar, (4) por una sola vez, la comunicación pública autorizada. Para nuevas difusiones de la obra así registrada será necesaria la cesión del derecho de reproducción y comunicación pública”.

¿Qué es y para que sirve la GESTION COLECTIVA de los derechos de propiedad intelectual?

La Gestión Colectiva supone una forma especial de ejercicio del derecho.

El titular del derecho, continúa siéndolo, pero no lo ejercita él directamente, sino que lo hace a través de un tercero, la Entidad de Gestión.

La razón de ser de la GESTION COLECTIVA ES DOBLE:

  • Facilita al titular la efectividad del contenido del derecho.
  • Facilita al usuario o al obligado al pago el cumplimiento de la obligación legal.

Existen dos tipos de GESTION COLECTIVA:

  • VOLUNTARIA.
  • OBLIGATORIA: Excepcional: Impuesta POR LEY, en determinados casos. (Por ejemplo, REMUNERACIÓN POR COMUNICACIÓN PÚBLICA DE FONOGRAMAS o Copia Privada).

¿Existen en el territorio nacional otras Entidades de Gestión?

Existen otras Entidades de Gestión que están autorizadas para gestionar otros derechos de propiedad intelectual independientes de los que administra AGEDI-AIE. Son:

  • Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO)
  • Sociedad General de Autores y Editores (SGAE)
  • Visual, Entidad de Gestión de Artistas Plásticos (VEGAP)
  • Entidad de Gestión de Derechos de los productores Audiovisuales (EGEDA)
  • Asociación de actores Intérpretes, Sociedad de Gestión de España (AISGE)
  • Sociedad de Derechos de Autor de Medios Audiovisuales (DAMA)

El contrato con AGEDI-AIE

¿Qué ha de hacer Vd/ su negocio para poder utilizar la música en su emisora de radio, local, tienda, gimnasio, etc.?

Quien pretenda comunicar públicamente un fonograma bien directamente, (utilizando cintas de casete, discos de vinilo, discos compactos...), o bien mediante radio, televisión, ordenador, etc. en un local abierto al público, ha de regularizar su situación firmando un contrato con el OCR (AGEDI-AIE) y abonando las cantidades que resulten de las tarifas establecidas para cada sector.

Del mismo modo, quien desee realizar fijaciones de copias de fonogramas en soportes propios, para posteriormente, él mismo, realizar actos de comunicación pública de esas copias, (reproducción para su posterior comunicación pública), deberá recabar la correspondiente autorización de los productores fonográficos mediante la inclusión de este derecho en el mismo contrato.

¿Cuándo no es pública la comunicación?

La comunicación no se considera pública cuando se genere en un ámbito estrictamente doméstico que no esté integrado o conectado a una red de difusión de cualquier tipo.

¿Qué derechos cubre dicho contrato?

El derecho de remuneración, equitativa y única, compartido entre los artistas intérpretes o ejecutantes y los productores de fonogramas, derivado de la realización de los actos de comunicación pública de fonogramas. El derecho exclusivo de los productores de fonogramas a autorizar la comunicación pública de los mismos. En su caso, se puede incluir también el derecho de reproducción de fonogramas para su posterior comunicación pública, exclusivo de los productores fonográficos, explicado anteriormente.

¿Quiénes deben suscribir contrato con AGEDI-AIE?

Cualquiera que realice actos de comunicación pública de fonogramas. Entre nuestros usuarios figuran Emisoras de Radio, de Televisión, Plataformas Digitales, Empresas de ambientación musical, establecimientos que utilicen directa o indirectamente fonogramas (CD, Casettes, radio, internet, etc.), es decir, discotecas, hoteles, cafés, restaurantes, bares, disco-bares, escuelas de danza, gimnasios, recintos deportivos, establecimientos comerciales y de servicios, grandes almacenes, centros comerciales, teatros, cines, locales de juego, piscinas, medios de transporte y un largo etcétera.

¿Por qué debo firmar este contrato?

La razón para ello tiene su origen en la Ley de Propiedad Intelectual que regula la Propiedad Intelectual en España y reconoce los derechos antes mencionados a los artistas intérpretes o ejecutantes y productores, estableciendo la obligación de abonar los correspondientes derechos. El contrato que el usuario firma con AGEDI-AIE es por tanto el instrumento para ordenar el cumplimiento de una obligación legal.

¿Pero si no firmo el contrato, NO tengo obligaciones legales?

Rotundamente sí, tiene las mismas. La ley establece la OBLIGACIÓN LEGAL de abonar los correspondientes derechos y dicha obligación existe desde el momento en que se llevan a cabo actos de comunicación pública de fonogramas, se haya firmado contrato o no.

Además, la firma del contrato es la forma de articular el cumplimiento de esas OBLIGACIONES LEGALES al tiempo que supone la prueba de cumplir la Ley de Propiedad Intelectual, respecto a los derechos que allí se reconocen a los artistas intérpretes o ejecutantes y a los productores de fonogramas.

¿Qué sucede si no suscribo el contrato con AGEDI y AIE?

Estaría llevando a cabo una actividad ilícita consistente en la utilización pública de fonogramas sin haber abonado los correspondientes derechos de propiedad intelectual a AGEDI y a AIE.

La actividad ilícita faculta a AIE/AGEDI, de conformidad con los artículos 138 y siguientes del TRLPI, para reclamar las indemnizaciones que correspondan conforme al artículo 140 del mismo texto legal.

Además, en caso de infracción de los derechos de comunicación pública de fonogramas que gestionan AGEDI-AIE o temor racional de que tal infracción va a producirse, el artículo 141 TRLPI faculta a las autoridades judiciales a decretar, a nuestra instancia, las medidas cautelares necesarias para la protección urgente de los derechos mencionados, entre las que se encuentran la intervención y el depósito de los ingresos obtenidos en taquilla por la actividad ilícita o la consignación de las cantidades debidas, así como la suspensión de la actividad de reproducción, el embargo de los equipos o el secuestro de los ejemplares y el material empleado.

Si AGEDI/AIE incurren en costes de cobro para hacer frente a la defensa de los derechos de los artistas y los productores que infringen el titular de un local.

Efectivamente, entre las medidas introducidas por la Ley 19/2006 se prevé que, si Vd., independientemente de que tenga firmado o no el contrato, se le pueden repercutir los gastos en los que se incurran para obtención de pruebas de la comisión de la infracción del derecho de propiedad intelectual.

¿Qué posibilidades tengo de que puedan identificarme si utilizo fonogramas sin pagar los derechos legalmente establecidos?

Muchas, AGEDI/AIE disponen de mecanismos de vigilancia, visitas, comprobaciones y control del mercado, así como de acuerdos con organizaciones locales que realizan un estrecho seguimiento del uso de la música en establecimientos públicos.


Duración de la protección

Sólo utilizo música clásica como amenización y los derechos ya han vencido.

Aún cuando los derechos del autor puedan haber vencido (el plazo general de los derechos de explotación de la obra es la vida del autor y setenta años después de su muerte), los derechos de los productores y artistas intérpretes o ejecutantes probablemente sigan vigentes puesto que su duración se contabiliza, en el caso de los productores, desde que se lleva a cabo la grabación, por un periodo de 50 años. Si dentro de dicho periodo se lleva a cabo la primera publicación lícita del fonograma, el plazo es de 70 años.Por su parte, la duración de los derechos de los artistas es de 50 años desde la interpretación o ejecución. En ambos casos los plazos se contabilizan desde el 1 de enero del año siguiente.

Teniendo en cuenta las constantes remasterizaciones, reediciones, digitalizaciones, etc; es muy difícil que Vd. esté utilizando fonograma con una antigüedad superior a los años de protección que la ley otorga a productores y artistas y más aún que lo haga de manera reiterada en el tiempo para todos los fonogramas que utiliza en sus actos de comunicación pública.


Servicios de Ambientación musical

Utilizo música en mi establecimiento proporcionada por una empresa de ambientación musical que asegura no tener que pagar derechos a AGEDI y AIE ya que utilizan música libre de derechos, ¿esto es cierto?

Esto no es cierto ya que la Ley otorga a los artistas intérpretes o ejecutantes y a los productores de fonogramas el derecho a percibir una remuneración equitativa y única por los actos de comunicación pública de fonogramas publicados con fines comerciales (Artículos 108.4 y 116.2 del TRLPI) sin perjuicio de que estén asociados a una entidad de gestión.

Ley ha configurado tal derecho como de gestión colectiva obligatoria, esto es, obliga a hacer efectiva esta remuneración a través de las Entidades de Gestión autorizadas para ello, estas son AGEDI y AIE. Esto conlleva que los artistas y los productores de fonogramas carecen de la facultad de disponer de tal derecho de forma individual.

Ello no significa que AGEDI y AIE sean los acreedores del derecho sino que, por voluntad del legislador y en aras a la verdadera operatividad de su gestión, la efectividad del mismo queda en manos de las entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual. Por su parte, las entidades están obligadas a recaudarlo y repartirlo entre los artistas y productores protegidos conforme a la legislación española (Arts. 200 y 201 del TRLPI)

La empresa que me ofrece el servicio de ambientación musical tiene un catálogo de artistas a los que representa y les abona directamente los derechos que les corresponden dentro de la cuota que pago por la música, sin necesidad de entidad de gestión.?

Esta manifestación no es acorde con lo que establece la Ley. La Ley de Propiedad Intelectual ha configurado los derechos de remuneración por comunicación pública de fonogramas como de gestión colectiva obligatoria (Arts. 108.6 y 116.3 TRLPI), esto es, obliga a hacer efectiva esta remuneración a través de las Entidades de Gestión autorizadas para ello, con el fin de que sean verdaderamente operativos. Por su parte, AGEDI y AIE están obligadas a recaudarlo y repartirlo en representación de todos los artistas y productores protegidos conforme a la legislación española (Arts. 200 y 201 del TRLPI), criterio confirmado por jurisprudencia constante en materia de Propiedad Intelectual.

¿Puedo utilizar Spotify para amenizar mi bar, restaurante, tienda, etc?

No, los Términos y condiciones que aceptas al registrarte en Spotify estipulan que Spotify es para uso personal, no comercial.

Pero yo soy cliente de Hilo Musical o similar

La situación normal de un cliente de Hilo Musical es que conozca que Hilo Musical está autorizado (Autorización para la Comunicación Pública Directa) para la comunicación publica en establecimientos y lugares públicos en los que se utiliza la música como amenización o uso necesario: bares, cafeterías, hoteles, restaurantes, establecimientos comerciales, discobares, gimnasios, etc…y por tanto puede ofrecer sus servicios a dicho establecimiento.

Ahora bien en relación a lo anterior, Hilo Musical sólo puede gestionar el cobro de AGEDI-AIE para la Comunicación Publica Indirecta (la que realizan los propios locales o establecimientos) en ALGUNOS clientes en los que la música se utilice como ambientación:

  • Restaurantes, Bares, Cafeterías, Mesones, Tabernas,
  • Campings y alojamientos no hoteleros
  • Casas de Cultura, Asociaciones de Vecinos, Piscinas, Asociaciones Culturales y Deportivas
  • Ayuntamientos
  • Gimnasios (PARA AQUELLAS ZONAS DONDE LA MUSICA NO ES NECESARIO PARA DESARROLLAR LA ACTIVIDAD DE LA SALA: musculación, vestuarios, recepción,..)
  • Establecimientos comerciales DE SUPERFICIE INFERIOR A 2.000 metros cuadrados
  • Grupos de Establecimientos de superficie inferior a la citada cada uno y que en conjunto no superen los 5.000 metros cuadrados

Por tanto los discobares, gimnasios, etc con un uso de la música necesario (gimnasios: salas de aerobic, baile, jazz,…) deben pagar la remuneración a AGEDI-AIE directamente que gestionará con sus titulares un contrato que formalice el uso lícito de los derechos de comunicación pública (indirecta) y establezca la cuantía de la tarifa a satisfacer.

Por último, destacar que en el caso de discotecas, salas de fiesta, tablaos, celebración de bailes etc las empresas de Hilo Músical NO pueden ofrecer sus servicios a las mismas ya que el uso de la música considerado en estos locales es PRINCIPAL.


Las Tarifas

¿Qué tarifa aplicaría a mi caso?

AGEDI y AIE tienen depositadas, conjuntamente, en el Ministerio de Cultura, las tarifas aplicables por la Comunicación Pública de Fonogramas, del mismo modo que AGEDI tiene depositadas sus tarifas por la Reproducción para la comunicación pública. En nuestros teléfonos de atención al usuario, estamos a su disposición para informarles sobre su caso concreto.

¿Cómo se establecen las tarifas?

AGEDI y AIE, como Entidades de Gestión autorizadas por la Ley, regulan en sus Estatutos y Normas Internas, el mecanismo para el establecimiento de las tarifas, en el que intervienen un equipo de economistas y abogados dedicados al efecto en estas entidades. Asimismo se establecen convenios con las asociaciones sectoriales más importantes para cada tipo de usuarios de modo que se alcancen economías de escala en la gestión de estos derechos que fundamenten descuentos asociados a las mismas. Una vez elaboradas las tarifas, se comunican al Ministerio de Cultura para su control y conocimiento.

Le invitamos a llamarnos para informarle de las mismas teniendo en cuenta el sector económico al que su negocio se adscribe.

Pero me han dicho que las tarifas están ligadas al tipo uso de la música que mi local realice

Efectivamente, conviene tener en cuenta que se diferencian tres tipos de uso:

  • Uso Principal (por ejemplo una discoteca): Todo uso imprescindible para el funcionamiento de un local o establecimiento o para la celebración de un evento
  • Uso para Amenización (por ejemplo El Corte Inglés): Se considera que el uso es para amenización cuando sin la música el local no ve alterada su naturaleza en cuanto a la explotación principal del mismo.
  • Uso Necesario (por ejemplo un disco-bar): Todo uso que, de cesar, altere la naturaleza del establecimiento y de su modo de explotación.